LEE EN LÍNEA
Gratis

Lección 3: Cómo discipular a un nuevo creyente

Viendo la página 1 (1 del total de páginas)

Curso: Discipulado personal

Guía de Estudio
Lección 3: Cómo discipular a un nuevo creyente

Metas

  1. Conocer los principios fundamentales acerca del discipulado del nuevo creyente.
  2. Crecer en nuestra certeza de nuestro propio progreso en las disciplinas que intentamos enseñarle al nuevo creyente.
  3. Contribuir a la edificación de nuevos creyentes o creyentes que requieren iniciar un proceso de crecimiento.

Objetivo

El estudiante continuará con la preparación del programa para nuevos creyentes (ver Objetivo del curso).

Retos

Leer las metas y objetivos y completar esta lección.

  1. Leer la Sesión 6 del libro del libro de texto y responder las tres preguntas.
  2. Estudiar las ilustraciones y entender el concepto que éstas comunican.
  3. Utilizar los principios en esta sesión para continuar con la preparación del programa para nuevos creyentes requerido. Dicho programa será presentado, evaluado y mejorado a partir de la Lección 6. [Nota: El estudiante individual debe pedir a dos —ya sea a amigos o clase de escuela dominical— que le ayuden a completar este requisito.]

  4. Normas para el programa de nuevos creyentes:

    1. Los estudiantes trabajarán en grupo de mínimo tres personas para crear el programa. Cada una se hará principalmente responsable de una de las tres áreas (nuestra iglesia, mi vida devocional y mis expresiones cristianas).
    2. Los estudiantes responderán a las tres preguntas en la reunión semanal en sus respectivos grupos.
    3. Los estudiantes presentarán, evaluarán y mejorarán sus programas durante las reuniones correspondientes a las lecciones 6-8. En las reuniones uno o dos estudiantes harán el papel de los nuevos creyentes mientras el tercero presentará una de las tres facetas del programa que se ha creado. [Nota: Esto puede reflejar una situación de la vida actual de una iglesia local en la cual diferentes equipos o individuos se ocupan de diferentes partes de la enseñanza del nuevo creyente.]
    4. Después de cada presentación del intercambio entre los dos alumnos, el resto del grupo evaluará y dará su opinión acerca de la interacción entre los dos alumnos. Los estudiantes evaluarán tres puntos: 1) ¿Fue el evangelizador fiel a las Escrituras? 2) ¿Dirigió la conversación hacia el tema de sólo creer en Cristo para salvación, o confundió el hacer con el sólo creer como condición para obtener vida eterna? 3) ¿Mantuvo una actitud respetuosa, amorosa y sabia durante el encuentro?

Tres Preguntas

  1. ¿Cuáles enseñanzas de esta sesión nos llamaron más la atención y por qué?
  2. ¿En que manera podemos mejorar las enseñanzas presentadas en el texto (Ej.: Se pueden comunicar en forma mas claras y precisas, mas conformes a la Biblia?)
  3. ¿Cuáles de las enseñanzas de la sesión 6 vamos a integrar a nuestro propio programa para nuevos creyentes?

Dibujos explicativos

Estas ilustraciones han sido diseñadas a fin de proveerle una manera sencilla de organizar y memorizar cuatro puntos esenciales del capítulo. Tome una hoja de papel y reproduzca los dibujos de cinco a siete veces mientras piensa en el significado de cada cuadro. Luego tome otra hoja en blanco y reprodúzcalo de memoria con una breve explicación de su significado. Hemos provisto estas sencillas ilustraciones principalmente para aquellos que piensan que no saben dibujar bien. Si tiene talento para el dibujo (o deseos de dibujar) cree sus propios diseños a fin de memorizar puntos principales de estos capítulos.

Explicación: La ilustración ficticia de los Consultores Gerencia de Jordán saca a relucir el hecho de que los 12 apóstoles tenían necesidad de la gracia de Dios. Sabemos que uno, Judas, no creyó en Él (cf. Juan 13:1-17). Los otros, no obstante, tenían que pasar por un proceso de crecimiento y desarrollo a fin de prepararlos para su misión. (Después, en el Día de Pentecostés, el Espíritu Santo los capacitaría para su misión, cf. Hechos 1:8.) El texto subraya con referencia a los creyentes maduros y eficaces que “en la mayoría de los casos, a un consejero que ayudó a estas personas a crecer en Cristo”. Los autores afirman: “Hoy en día llamamos a esto discipulado. Ayudar a otro cristiano a convertirse en un obrero en el campo del mundo es un proceso que se llama discipular. Así, el texto saca a relucir la realidad de que nadie nace completamente listo para la obra del Señor; todos necesitamos un proceso de discipulado; y dicho proceso requiere de alguien que se encargue de ayudarnos en el curso de crecimiento.

Explicación: Los autores utilizan la ilustración de una rueda de bicicleta para demostrar que “Jesucristo debe ser el centro y eje alrededor del que gira nuestra vida (2 Cor 5:17; Jn 15:5; Gá 2:20). Conforme a la ilustración famosa de los Navegantes subrayan cuatro ‘rayos’: la Palabra de Dios, la oración, la comunión con otros creyentes y el testimonio. Entonces nos retan a dibujar la rueda de nuestra vida actual. Esto nos ayuda a ver qué clase de balance hay en nuestra propia vida. La rueda que representa “mi vida actual” nos permite comparar lo que en realidad hacemos y lo que podemos hacer.

Explicación: El texto sugiere tres disciplinas cristianas que debemos enfatizar en el entrenameinto: el estudio de las Escrituras; la meditación en las mismas, y la evangelización. Para la primera los autores sugieren tres preguntas asociadas con el estudio y la aplicación de la Biblia: ¿Qué es lo que dice el pasaje? —Descubrir el contenido; ¿Qué significa? —Entender el mensaje; y ¿Cómo se relaciona con mi vida? —Aplicación personal. El método inductivo para el estudio de la Biblia (observación, interpretación, y aplicación representa el mejor para cumplir con estas preguntas). Más allá, los autores recomiendan meditar en las Escrituras. Advertencia: Hoy en día existen algunas formas de supuestas disciplinas cristianas sincretistas que mezclan métodos y conceptos del falso misticismo con el cristianismo. Los autores aclaran: “La meditación no es poner la mente en blanco, sino reflexionar a fondo en las verdades de Dios”. Así representa una mente meditativa en la Palabra, su sentido, y su aplicación a nuestra vida. En sí, la meditación en las Escrituras puede y debe formar parte del método o proceso de estudiar la Biblia, sin limitarse a mismo. Se relacionan en que debemos meditar en las Escrituras correctamente interpretadas. Y, la meditación en ellas nos puede ayudar a alcanzar la correcta interpretación de las mismas. Por fin, sugieren la evangelización —el comunicarles a otros las buenas nuevas de la vida eterna gratuita que Dios nos ofrece. Con referencia a la evangelización el texto saca a relucir tres verdades que el discípulo comunica en su evangelización: “que los hombres y mujeres apartados de Dios son pecadores (Ro 3:23 y otros); lo que Dios ha hecho por el mundo, la salvación a través de Jesucristo (Ro 5:8 y otros); la manera en que una persona puede recibir la salvación y sostener una relación personal con Jesucristo (Jn 1:12 y otros). (Véanse los capítulos 1-4 para más detalle.)

Explicación: La designación discípulo de Cristo identifica a un creyente que se ha inscrito en escuela de obediencia del Señor Jesucristo, el Maestro por excelencia. Los autores explican, “El discipulado es un proceso, es vivir como un discípulo. Discipular es ayudar a otro cristiano a ser un discípulo en el sentido bíblico, para luego perseverar en ese compromiso y reproducirlo en la vida de otra persona. La tarea de discipular al nuevo creyente en su vida cristiana y ministerio constituye la siguiente etapa en el proceso de afirmación en la fe”. Los programas de discipulado suelen recomendar una lista de hábitos y tareas para el discipulado. Nuestro texto sugiere varias actividades: “tomar notas de los sermones y de sus estudios bíblicos; reservar un momento del día para orar y tener un tiempo devocional; tener un estudio bíblico semanal para enriquecerse espiritualmente; seguir un programa para memorizar porciones de las Escrituras; meditar sobre todo lo aprendido en la Biblia; participar más activamente en los programas de evangelización de la iglesia local”. Ésta y otras listas de buenas sugerencias pueden ayudarnos. No obstante, se pueden convertir en una lista legalista que trae culpabilidad innecesaria cuando no se cumple perfectamente. (La “lista” oficial se encuentra en la Biblia y se resume en amor por Dios, por otros creyentes, y por el prójimo.) Por otro lado, el Señor tiene un currículo preparado para nosotros que esencialmente consiste del amor obediente que le demostramos con la capacitación y el poder que el Espíritu Santo nos proporciona. Los capítulos 13-17 del Evangelio según San Juan nos proporcionan algunos principios fundamentales para la vida cristiana del discípulo así también como Lucas 14, Romanos 6-8, y muchos otros pasajes).

Viendo la página 1 (1 del total de páginas)
Back to Top ↑
Iniciar Sesión

|    ¿No eres miembro todavía? Crear Perfil